Wochenende en Alemania

Volumen II

El sábado transcurrió tranquilo, con una cena en compañía de unos amigos de mi cuñada.
Lo destacable de la tarde fue que nos mandaron a comprar salchichas y pan, pero no habíamos comprado suficientes (según la anfitriona), así que tuvimos que volver a comprar.
15 minutos después de volver con otra docena de salchichas, la anfitriona se acordó que los invitados eran vegetarianos (con amigos así…).
“Comerán completos (panchos) sin vienesa, nomás!” (… enemigos).

El domingo fue otra cosa.


En la semana nos habíamos enterado de una fiesta en Sommerloch, un pueblo a dos kilómetros de acá. Estaba relacionado con cerezas el evento (o eso es lo que mis conocimientos en alemán me dieron a entender).
Cerezas… el plan tenía olor a kuchen de cerezas y queso y a Amarettokirsch.
Desde el viernes a la noche yo ya empecé con “vamos a ir a Sommerloch el finde, no?”, y “mañana vamos a Sommerloch?”, y “que no vayamos hoy no quiere decir que no vayamos a ir el domingo, no?”, y “si ustedes no van me voy sola!”.
No tuve que recurrir a ninguna medida demasiado drástica para que fuéramos primero a St. Katharinen (esta vez, después de tantas formas distintas en que lo escribí, lo chequeé en el cartel de entrada y así se escribe!) y de ahí a… Soooommeeeeeerloooooch! (les recuerdo que se lee Somaloj… o en este caso, Soooooomaaaaaalooooooj).
Pasamos por Katharinen para de ahí ir en caravana con la familia política de mi cuñada: los dos hermanos de su marido, uno solo y el otro con su mujer y dos rubios y ojiazules hijos.
Estacionamos en el galpón de los Gälweiller, porque en Sommerloch también tienen cultivos de vid, y de ahí bajamos unas pocas cuadras hasta donde transcurría el evento.
De frente, nos saludaron unas sillitas voladoras, este disco giratorio con sillitas colgantes que podemos encontrar en todos los parques de diversiones! Lo sentí peligrosamente cerca de las casas lindantes, pero nadie murió ni se raspó los codos, así que fue solo mi imaginación (ingeniería civil alemana está calculada al pelo! Mi concuñado igual se tuvo que agachar para que un pie enojotado no le sacara los anteojos).
Es un buen momento, ahora que hablamos de ojotas, de que hablemos del calor.
Oooooh, fue volver a Buenos Aires una tarde fresca de enero. Fresco lo que es fresco en verano, al estilo 30 a la sombra.
Veías rubios derritiéndose abajo de cualquier sombra que encontraran, tratando de apaciguar el calor con litros de helada cerveza (igual también tratan de apaciguar el frío con la cerveza, todavía no entiendo cómo funciona…), en mini shorts, minifaldas, miniremeras, sin zapatos.
Y yo con el pecho hinchado y superioridad argenta dije “pfff, mariquitas, esto no es nada!”.
Volviendo a la historia central… La feria se veía más pequeña que la de Braunweiler (se acuerdan? Fue hace como dos semanas atrás): había 2 stands de venta de juguetitos chinos (uno vendía también golosinas), un stand de tiro al blanco, un barcito cerrado y una casa había abierto sus puertas para que comiéramos en su patio. Hablemos de esta casa.
Claramente era propiedad de unos vitivinícolos (no es muy difícil esto igual, en esta zona cada 5 habitantes, 3 trabajan en la industria del vino y los otros dos son menores de edad), así que habían armado un mini barcito con forma de barril cervero gigante donde servían las bebidas. Por una ventana servían comida caliente (pollo, wurst, pommes!) y en frente, con bancos y mesas de madera de por medio, un mostradorcito de vidrio con heladera presentaba… TORTAS!!!!
Ignoré todo a mi alrededor y me arrojé sobre las tortas. Para mi sorpresa, mucho fiesta de cerezas pero las tortas eran pocas y casi ni incluían cerezas. Igual estaban buenas.
Digo, ESTABA buena… comí una sola… No, mamá, no subí ni un gramo desde que llegué…
Anyway…
El barcito tampoco servía Amarettokirsch (qué pasa acá?!), que es básicamente licor de amaretto con jugo de cereza. Así que tomé agua… con gas. Los alemanes desconocen eso de vender como primera opción agua sin gas, así que esa es una de las cosas que más sufro.
Nos sentamos todos juntos, hablé con el único pariente de mi concuñado que habla español, los niños (y mi novio) se compraron unos chupetines tan grandes que no les cabían en la boca (a Klaus sí. No voy a hacer comentarios al respecto), se nos unió un amigo de Petra (con quien habíamos cenado la noche anterior)… Y después de un rato nos fuimos dos cuadras más lejos, donde otra viña había abierto sus puertas.
Similar decoración, distintas comidas y bebidas… Pero seguían siendo pocas tortas y seguía sin haber Amarettokirsch!!!
Long story short: cené una wurst con curry y papas. Klaus no cenó, seguía intentando terminar su chupetín (y lo lograría una hora más tarde).
Hablando de Klaus, se sorprendió cuando me vio entablar una conversación con la mujer del cuñado de mi cuñada (pausa para analizar relación tan compleja). La conversación famosa fue así:
– Was ist Hugo?
– Oh, Hugo ist ein cocktail mit *escena desaparecida por texto alemán inentendible*
No era muy rico Hugo al final, pero fue divertido cuando, en la explicación, surgió como main ingredient el Hollunder (se lee Jolunda).
Y qué es Hollunder?
Peter, qué es Hollunder? No habla español (risas, tan chistoso mi concuñado siempre).
Petra, wie zu sagen Hollunder in Spanisch? Ah, no tengo ni idea.
Google, translate Hollunder now!!!
Goooogle, Goooogle (sonido de pokemón).
And Hollunder is… Sauco!!!
Aaaaaaah!!!
… googleando qué es sauco…
Alrededor de las ocho, terminados todos de cenar, fuimos caminando a recorrer los cultivos. Pero los mismos estaban arriba de un cerro, así que nos quedamos en la base y solo uno de los hermanos mayorer de Peter subió. Desde arriba a los gritos nos contó un par de anécdotas relacionadas a las hileras de mini plantitas, protegidas por cilindros plásticos ya que estaban recién plantaditas. Y bajó casi en seguida, se aburrió de nuestra flojera.
Y después, caminando lentamente, volvimos a los autos y cada uno para su casa.

Llegamos para ver la final de la eurocopa… Pero eso no es entretenido…

20160710_201045
Hermosa casa en Sommerloch
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s