Un Stop en la Historia

Mis últimas anécdotas se refirieron mayoritariamente a eventos ocurridos durante los fines de semana, y quizás se pregunten por qué…
Bueno, no estoy acá vacacionando. Y ya me atrapó la rutina.
Me despierto temprano, cuando todos van a trabajar (o al jardín), pero me quedo en la cama un rato bastante largo más.
Finalmente me levanto, me hago un yoghurt de frutillas con cranberries (y eso cómo se decía en español?) y una banana (hoy no había! Mi día empezó terriblemente).
A veces, cuando toca, después del desayuno me levanto y limpio/ordeno un poco la casa y/o lavo ropa (lo que implica varias actividades a lo largo del día: ponerla en el lavarropas, sacarla al rato, llevarla a la secadora, sacar la ropa, doblar, planchar y guardar). Después, si la flojera no me gana (como hoy) salgo a andar en bici (media hora como mucho, todavía no me acostumbro a andar en subida). Vuelvo, me baño y preparo el almuerzo para 3, lo que cada vez me deprime más porque entre los comensales está el enano mocoso al que no le gusta nada de lo que cocino.
Vuelve del jardín con su padre, comemos, lloramos (porque otra vez está todo ikitikit) y suben los dos para dejar al más bajito durmiendo siesta.
La hora de la siesta también me gana a mí, así que a veces duermo; pero la mayoría del tiempo me quedo matando las horas: viendo anime, leyendo, tejiendo… a veces, con mucho esfuerzo, si no pedaleé a la mañana, pedaleo a la tarde. Si me avivé de ir al supermercado el día anterior, hago cupcakes.
La rutina se va un poco al traste a partir de las 4, cuando el enano se levanta: hay veces que mi concuñado se va a trabajar, mi cuñada llega siempre a una hora distinta entre las 3 y las 7 de la tarde, mi novio varía entre las 5 y las 7 (es menos errático)… Y dependiendo quiénes estemos en la casa despiertos es lo que hacemos: jugamos con el nene, salimos de paseo con mi cuñada, tomamos un café con cupcakes, vamos al super, miramos tele… o yo me quedo en la pieza viendo anime, leyendo, tejiendo.
Tipo 7 se empieza a preparar la cena, o mejor dicho “la once” ya que nos regimos por costumbres más chilenas que alemanas, el niño se va a dormir temprano y nosotros nos quedamos matando el tiempo hasta casi media noche: en general se ponen a ver tele y yo, que no entiendo alemán, veo anime, leo, tejo…
Y a dormir.
Y va la segunda!

Voy a tener que empezar a escribir flasheadas relacionadas con la rutina para tener a mis fans interesados.
Como mis conversaciones con el señor de la galera del techo de enfrente.
Ese pillo… se atrevió a decirme loca…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s