Trabajanding en Alemania

Se acuerdan que toda la historia del viaje había comenzado con una mini anécdota sobre una entrevista de trabajo y una futura práctica de tres días?
Finalmente ese lunes llegó.

A las 7 de la mañana tenía que estar en el hotel, ergo a las 5 y media sonó el despertador. A Klaus lo iba a dejar en el trabajo poco después de las 6 y ahí seguir mi camino.
Pero eran las 6 y una bolita bajo el plumón gruñó “me voy caminando”.
Así que con mi camisa, chaleco y corbata, bien peinada, maquillada y perfumada, me subí al auto y 40 minutos después estacionaba en el estacionamiento del hotel.
En la recepción me mandaron al restaurant. Allí me esperaba una moza, a quien vamos a llamar Eliana, que no tenía ni idea de que yo iba a ir ese día.
Me dijo que era raro ver tan pocas personas durante el desayuno, que no había mucho trabajo, así que íbamos a empezar por la básico: armado de una mesa.
Fuimos al fondo, con manteles, platos, cubiertos y tazas, y me mostró lo que tenía que hacer. “Ahora, hacelo en estas otras 6 mesas”.
Mientras yo alineo cuchillos, acomodo sillas y enderezo manteles, les cuento un poco de qué va el trabajo.
Algo ya les había dicho, pero el Ausbildung es una modalidad dual de estudio-trabajo: voy a una escuela cierta cantidad de horas por mes, el resto trabajo en el Hotel. Las horas que trabajo, son pagas (no llega a ser un sueldo mínimo, pero se puede vivir). Tres años después me recibo, en este caso, de Hotelera.
Las horas trabajadas en el hotel son de “Che pibe”, como descubrirán a lo largo del texto.
Cuando terminé de armar las mesas, tuve que pulir cubiertos y guardarlos. Después, lavar copas y vasos en la máquina especial, secarlos y ordenarlos.
Repetir las dos últimas tareas cuantas veces sea necesario (menos mal que había poca gente hoy…).
Ir a la cocina, agarrar los platos y tazas lavados, ordenarlos. Esto lo hacía solo cuando había mucho quilombo de laburo, porque en general lo hacía Eliana en sus viajes de ida y vuelta.
Después me llevó a un rincón, me enseñó a doblar servilletas de tela con forma de vela, y me tuvo doblando hasta que me sangraron los dedos.
Literal.
Hay que hacer muchos movimientos con nudillos, para no toquetear tanto la servilleta, y el exceso de almidón hace a la tela dura y filosa. Después empecé a hacerlo con los dedos (con las palmas hacia arriba), pero la herida ya estaba hecha.
Después de doblar servilletas, limpiar botellas.
Vieron que siempre tienen en los bares y restaurantes repisas inmaculadas con botellas de diversos alcoholes? Bueno, ahora sé quién las mantiene así de limpias…
Después de una pulida de cubiertos, el restaurant se cerró y tocaba limpiar: preparar las mesas para la cena, acomodar los últimos platos limpios, aspirar el piso… Eso último fue mi trabajo.
Llegado este momento, Eliana me dijo: vamos a almorzar.
Ese día no había almuerzo así que no había habido chef, sino una encargada de calentar la comida y preparar las bandejas del buffet del desayuno. Así que comimos sobras.
Almorzando ya estaba un grupo de mucamas, que hablaban entre ellas en varios idiomas, menos alemán.
Así que comí en silencio mis salchichas con huevos revueltos y después terminamos de organizar el restaurant. Alrededor de las 2 de la tarde, me mandaron a ayudar en el Housekeeping.
Con las mucamas que había almorzado teníamos que ordenar un par de piezas. Pero ellas no tenían muchas ganas de explicarme nada, así que yo me quedaba en la puerta con la aspiradora en la mano hasta que terminaran; entraba, aspiraba, cerraba y me iba a la siguiente pieza.
Mientras esperaba, se me resbaló la aspiradora y para evitar que el golpe sonara muy fuerte, la frené con el pie, como suelo hacer en casa. Pero nunca comparen el peso de una aspiradora hogareña con el pesado monstruo que usan en los hoteles; todavía tengo el moretón en el dedito gordo.
Terminadas las piezas, tocó hacer el recuento de insumos en las oficinas de cada piso. O sea: entrar, contar, bajar al sótano, llenar el carrito, subir, bajar un piso, entrar, contar, bajar al sótano… Dios bendiga los ascensores.
A las 3 me dejaron ir.
A las 4 estaba sentada en el sillón con los pies apoyados contra el respaldo.
A las 5 y media de la mañana sonó el despertador.
El martes hubo más gente en el desayuno, una segunda moza y almuerzo.
Dos chefs daban vueltas por la cocina, uno de los cuales me llamaba “señorita”, y a quien le enseñé un poco de español. Había una asistente de cocina distinta a la del día anterior, a quien llamaremos Marcela, italiana, con quien pude refrescar un poco de esa lengua aprendida en la universidad y hace mucho olvidada.
En este punto, mientras pulo cubiertos, lavo y seco copas y doblo más servilletas, con el pecho lleno de orgullo, quiero decir que todos me felicitaron por mi alemán. No, no entendí todo, y la frase más larga que dije contaba con un total de 5 palabras, pero varios me preguntaron si efectivamente cuando quería decir “desde Junio” era desde el año pasado o desde hace varios años más. Ovación de pie.
Como hoy había almuerzo, apenas terminamos de limpiar el desayuno, preparamos las mesas y nos fuimos a comer. El chef hizo milanesas con papas fritas. Grande, amigo!
Después volvimos a lo de antes (lavar, secar, pulir, guardar), limpiamos post almuerzo, y se hicieron las 3.
Tercer y último día fue igual al anterior, desayuno y almuerzo, y a las tres devolví mi ropa (menos mal que me había llevado repuesto!) y hablé con mi empleadora.
Hablamos un poco de cómo habían sido mis tres días, y la charla terminó con un “te mandamos mail por si sí o no”.
El mail ya llegó.
Dijeron que no.
Quiero compensación monetaria por mi dedo que sigue negro y la cicatriz que me quedó en la mano.

Anuncios

Un comentario en “Trabajanding en Alemania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s