Caminanding por Alemania II

No comenté mucho ni en las redes sociales ni por acá, pero tuve visitas en este último mes: mis padres.

Llegaron a finales de Mayo y se quedaron un par de días para después partir a recorrer otras ciudades de Europa… ellos solos.
Pensaban que me vinieron a ver a mí? Por supuesto que vinimos pura y exclusivamente para verte, dijo la madre que me parió por mensaje de texto, metida hasta la cintura en las cálidas aguas del Mar Adriático.
Después de su paseo por las camas solares (o eso pareció que hicieron por lo negros que volvieron) se quedaron una semanita más en Alemania antes de volver al hogar. Si bien en total fueron pocos días los que se quedaron, y en todos hizo un calor infernal que no te dejaba ni respirar, logramos pasear mucho y acá empiezan mis relatos de viajes al respecto. No hay orden cronológico ni de importancia; van surgiendo a medida que mi cerebro así los dicta.

Bingen-Rüdesheimer: Ring Ticket

Bingen es otra ciudad bellísima de esas que ves por toda Alemania, con la particularidad de que se ubica justo a orillas del Vater Rhein, dándole así la oportunidad de ser cabecera de varias navegaciones.
Nos comentaron amigos y familiares sobre un tour llamado Ring Ticket, a solo 15 euros por persona. Es una excursión perfectamente circular, que se puede empezar en cualquiera de sus 6 estaciones hacia cualquier lado. Nosotros decidimos ir como las agujas del reloj saliendo de Bingen.

ring ticket 01
1. De Bingen sale una pequeña embarcación, casi una vez por hora durante esta época, que hace un par de paradas antes de llegar al punto 2 del Tour. Recomendación: vayan temprano y tomen el primer o segundo barco del día, así si se atrasan en alguna parada siempre tienen un par de barcos más tarde para poder volver.
El barco es muy lindo (tiene baños y cafetería a precios accesibles) y si el día acompaña, no duden en viajar en el último piso (tienen un nombre especial los pisos en los barcos? Deck? Era Deck la palabra?). Lo que sí: antes de llegar a destino estén listos en la puerta, porque toca puerto, respira dos veces el capitán y partió otra vez, no importa si quedaste a medio camino sobre el río.


2. El barco te deja en la ciudad de Trechtingshausen. En la misma ciudad hay como 4 castillos, probablemente puedas estar todo el día ahí, pero el ticket incluye la entrada al castillo de Rheinstein así que, adivinen a cuál fuimos?
El Castillo está en la punta de un cerro, así que la subida puede ser algo dura, pero a lo largo del camino hay bancos y sombra donde descansar, así que tómense su tiempo y disfruten del paseo.
El castillo es mucho más grande de lo que parece a simple vista, lleno de terrazas y balcones desde donde ver la belleza del Rhein. Avancen con precaución quienes sufran de vértigo, porque hay unas terrazas muy lindas y accesibles, pero de golpe llegas a una torre con una escalerita de pacotilla que te hace pegar una buena sarta de insultos en español que son la delicia de los lugareños.
La visita lleva más o menos una hora, a menos que no te interese la arquitectura antigua, el mobiliario de época o los árboles genealógicos de la vieja realeza alemana (encontré a Sissi en uno!!!) y en media hora lo viste todo y estás de vuelta en el muelle para el regreso.
No importa cuánto te lleve la visita, al siguiente punto del recorrido se llega por barco, y es la hermosísima ciudad de Assmannhausen: cuna del primer hotel de Alemania.

 

Agradecimiento especial a mi señor padre por haber sacado las fotos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s