Caminanding por Alemania III

3. No, Assmannhausen no significa nada de “hombre culo”. Culo en alemán es Arsch y Assmann es un apellido: es la ciudad de La Casa de Assmann.

Chiquita y llena de Fachwerkhäuser, las casas con vigas de madera por fuera.
El primer hotel de Alemania, inaugurado en 1541, el Hotel Krone (Corona), se ubica justo al frente del muelle, cosa que veas su inmensidad desde el río y apenas llegues. Es una enorme Fachwerkhaus, con un espacio en la vereda donde coloca mesas bajo sombrillas para el restaurant.

DSC_2582
Toda Assmannhausen se ve idílica… excepto ese día.
Ese día… era…
Magic Bike Rüdesheim.
Rüdesheim es el pueblo de al lado y organizaba este hermoso evento que no tardamos en descubrir de qué se trataba; un encuentro de motociclistas.
Desde Rüdesheim hasta Assmannhausen, y probablemente mucho más, se alineaban cientos y cientos de hombres y mujeres en trajes de cuero, botas altas y enormes barbas junto con sus tremendas motocicletas. Charlaban, comían, tomaban y los que más nos molestaban eran los que daban vueltas demostrando sus “motohijos”, que no son nada silenciosos.
Saliendo del muelle, pasando por un túnel bajo las vías del tren, nos sumerjimos en un mar de cuero negro y sofocante calor. Un aplauso y mis respetos a estos amantes del motociclismo que con 30°C a la sombra se bancan semejante vestuario.
Rechazamos la oportunidad de comer frente al río, por los precios y por el desconcertante ruido, y nos adentramos un par de cuadras para aparecer en una pizzería. Italiana por supuesto.
(Cuenta la leyendo que para abrir pizzerías y heladerías en Alemania tenés que tener nacionalidad tana y hablar con un “marcadddo acennnto” mientras movés la manito).
Después de empacharnos de pizza, caminamos unos metros hacia la atracción principal de la ciudad: la telesilla.
Incluida en el Ring Tour, sale desde un pequeño cerrito en la ciudad y el primer tramo pasa apenas 2 metros por arriba del patio de los vecinos (chocha la señora que regaba bajando la cabeza cada 30 segundos para esquivar un par de pies). Después de un par de casas se sumergía en un bosque por el que corría una exquisita brisa.
Al llegar a la cima y un par de metros después, llegamos a un recinto cerrado por una malla de alambre a través de la cual podés alimentar CIERVOS! Ay, pero qué cosa más linda! La caja de alimento salía un 1 euro, pero tener la mano llena de baba de ciervo es priceless!!
Pasando el cerco de los ciervos, comienza el camino de 3 kilómetros hacia el 4° punto del tour.
3 kilómetros???!!! Sí, mamá, 3 kilómetros, pero bajo la sombra de los árboles y en su mayoría en bajada; no se sintieron tan atroces.
A lo largo del camino hay un par de miradores y alguna que otra atracción (como LA CUEVA DEL HECHICERO, que era un túnel muy oscuro nomás). No lo confesé en su momento, y quizás sea tiempo de hacerlo: cuando terminamos de alimentar a los ciervos, si seguíamos derecho, íbamos por el sendero corto y menos inclinado. Pero el largo estuvo bueno, o no?!
3 kilómetros después, llegamos a la atracción principal de Rüdesheim: Das Niederwalddenkmal, el Monumento a la Reunificación Alemana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s