Caminanding por Alemania IV

4. Das Niederwalddenkmal, el Monumento a la Reunificación Alemana, se encuentra en lo alto de una colina, rodeada de árboles y milagrosa sombra.

Nos sentamos un largo rato a simplemente respirar y no sufrir tanto del calor, sacar fotos, admirar el paisaje… y comer helado (el kiosco mejor ubicado en la historia).
Podríamos habernos quedado allí mucho rato, pero ya eran cerca de las 4 y estábamos cansados, así que seguimos caminando, después de comprar recuerditos en el kiosco, hacia el punto 5 del itinerario: el teleférico.

5. De hecho no sé si lo llamaría Teleférico; eran unas cabinas pequeñas, donde entraban máximo 4 adultos super delgados (claramente no nuestro caso), así que casi que era una mezcla entre teleférico y telesilla, más que uno de los dos. Lindo, mucho más cómodo que la telesilla con la que llegamos allá, y con techo, lo que suma muchos puntos.
Bajamos en Rüdesheim, donde la cantidad de motociclistas por metro cuadrado aumentó exponencialmente.
Sabíamos que un barco de vuelta hacia Bingen salía en 20 minutos, así que no nos detuvimos mucho por esta ciudad, aunque valía la pena; sí, sí, es el mismo estilo que todos los pueblos alemanes, pero uno simplemente no se cansa.
No solo había motociclistas de visita, también había bastantes turistas, aunque claramente no muchos extranjeros (no es París después de todo).
Cuando llegamos al muelle, después de una larga caminata con la música de los tubos de escape de las motos de fondo, descubrimos que no salía un barco hasta dentro de media hora más. Podríamos haber vuelto al centro y volver a la hora de salida… Pero estábamos realmente cansados, y el hecho de que la barrera para cruzar las vías del tren tardaba 15 minutos en volver a levantarse nos obligó a quedarnos sentados mirando el agua.
Si cruzábamos a nado llegábamos antes, pero quién está realmente tan apurado?

6. El barco llegó y tomamos unas bebidas bien frías a bordo, pero tardó como 15 minutos en zarpar para después llegar a Bingen en menos de 3. Una vez que partió el barco, el cielo se nubló y una enorme tormenta amenazaba con caer en cualquier momento.
Al final apenas llovió.

Nos encantó tanto el paseo que estamos planeando con Klaus hacer otro de la misma compañía. Y ya le di 5 estrellas en TripAdvisor!

 

Nota: tenía más fotos en el celu de mi novio, pero el pobre tuvo un trágico accidente (el celu, no Klaus) y ahora está en cuarentena. Te rogamos señor porque las fotos vuelvan a nuestras manos algún día…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s