Ich hab’ mein Herz in Heidelberg verloren…

Se recomienda leer el siguiente texto escuchando esta canción de fondo: He Perdido Mi Corazón en Heidelberg.
[Para los que se animen al Karaoke o solo quieran saber la Letra.]

Tuve la oportunidad de ir dos veces a Heidelberg en los últimos 40 días: en Mayo, con mis papás, y en Junio, con mis tíos, mi prima y su novio (sí, se pasaron por acá en su recorrido por Europa!).

En Mayo paseamos primero por Mannheim, una ciudad universitaria que nos quedaba de paso. Paramos ahí porque a mi mamá le encantan los castillos de estilo barrocco, y la ciudad se desarrolla alrededor de uno. Tan es así, que en un ala del castillo es donde armaron la famosa universidad.
En el otro lado hay un museo, que por 7 euros podés visitar las instalaciones con una audioguía. La audioguía era aburridísima, pero el museo estaba muy lindo.
Después de ahí nos fuimos a nuestro destino final: Heidelberg.
Es una ciudad hermosa, con mucho para visitar y muuuuucho para caminar (senderos por los cerros altamente recomendados… por todos aquellos que aman las caminatas!), pero nosotros nos fuimos a la Avenida Principal a almorzar y de ahí al castillo.
Con mis tíos hicimos casi lo mismo.
Con ellos nos íbamos a cruzar en la Estación de Trenes cerca de las 11 de la mañana, pero un problema en los horarios hizo que se atrasaran casi una hora, así que aprovechamos que estábamos con el auto y con mi novio nos fuimos a recorrer las calles de su juventud.
Sí, él vivió ahí. Vivió y estudió alemán ahí durante un año, hace muchos años.
De hecho, cuando él estaba viviendo en Heidelberg, fue cuando nos conocimos por internet! (aaawww!).
Así que nos desviamos hacia una zona urbana, con nombre que no recuerdo, y recorrimos su ex residencia, donde tomaba el tranvía para ir a estudiar, donde se resbaló en el hielo, donde comía moras en su peor etapa de pobreza… Y fuimos a un parque al que no pudimos ir la vez anterior: el Neckarwiese. Es un espacio verde a la vera del Río Neckar, con sector de juegos para chicos y mucho y mullido pasto para sentarse a pasar todo el día a la sombra de algún puente, contemplando el río.


Respiramos hondo y nos fuimos a la estación.
De la estación caminamos todo a lo largo de la avenida principal. Es un camino bastante largo y pesado; no de ida, por supuesto, con lo hermosa que es la ciudad, pero si para volver, después de todo el día de estar caminando. Recomendamos buscar la forma de tomar un transporte público.
Con los primeros viajeros estacionamos cerca del centro y caminamos unas pocas cuadras hasta llegar al restaurant donde almorzamos.
Con los segundos viajeros caminamos mucho y en el medio paramos un montón para comprar de todo.
[Nota: los dos grupos de viajeros acordaron que es super barato comprar acá. Sus enormes valijas casi imposibles de cerrar son prueba de ello.]
Finalmente llegamos al mismo destino: el Restaurant Perkeo. Divinamente decorado, con precios accesibles y una excelente atención, fue el único restaurant al que fuimos en la ciudad y sin embargo lo recomiendo sin miramientos: vayan ahí o ni coman en Heidelberg!!
Con mis papás modestamente comimos pastas (tradición para los cumpleaños de mi madre), menos Klaus, que se pidió un Haxe: una pata de cerdo.
Con mis tíos pidieron todos un Haxe para cada uno con una cerveza (“y papas fritas, Klaus, por favor que no se olvide de las papas fritas!!!”); yo seguí con mi modestia y comí una milanesita y tomé agüita.
Igual se recomienda mucho el Haxe con Cerveza.
Rodando seguimos camino a lo largo de la avenida hasta llegar a la estación del funicular que nos llevaría hasta la cima del cerro donde se asienta el castillo. Se puede llegar también a pie… Pero hay que tener buenas gambas y mucha predisposición para hacerlo. Además, las dos veces que fuimos hacía demasiado calor para todo.
El funicular sale 7 euros hasta el Castillo, e incluye la entrada al mismo. Hay dos paradas más, que siguen hacia unos senderos en la cima.
Llegados a las ruinas, primero fuimos a los balcones del frente, desde donde se ve el Neckar.
Increíble.
Después nos metimos al mismo castillo, al museo de Farmacia y a la vieja bodega, donde aún quedan toneles de la época y ahora hay además un bar.
Increíble.
Después caminamos por los jardínes.
Increíble.
El paseo al castillo está pensado para pasarse todo el día ahí; recorrer las instalaciones de mañana, hacer un picnic en los jardínes al mediodía y quedarte ahí hasta que se oculte el sol (o hasta que esté por salir el último funicular). Es una lástima que sólo estuvimos un día cada vez, porque hay mucho más para ver de esta hermosa ciudad. Pero si van solo al Castillo, lo vale!


Con mis papás volvimos en funicular, con mis tíos bajamos caminando.
De ahí con ambos grupos nos fuimos al famoso Puente Viejo, otro lugar ideal para sacar fotos del paisaje, sobre todo del Castillo, que desde acá se ve casi que completo.
Junto a la entrada del puente hay un Babuino de bronce, con espacio para que puedas meter la cabeza por detrás de su cara, para que esta te quede como una máscara. La leyenda cuenta que si te sacás una foto ahí, volvés.
Yo volví después de mi primera foto, así que…


Con mis papás de ahí volvimos derechito al auto, pasando por una heladería primero. Con mis tíos volvimos derechito a la estación, pero el camino era mucho más largo y requirió varias paradas técnicas. Cruzamos el puente, para no volver sobre nuestros pasos y poder ver un poco más de la ciudad, caminando todo a lo largo del Neckarwiese.
Cruzamos de vuelta un puente antes de la estación porque los viajeros querían comprar más cosas, y finalmente como a las 8 se terminó el paseo, por esta ciudad en donde “he perdido el corazón”…

Nota: sí, las dos veces que fui a Hidelberg fui con la misma remera. Estaría bueno decir que fue a propósito… pero no.

Anuncios

2 comentarios en “Ich hab’ mein Herz in Heidelberg verloren…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s