Raros Personajes 01

Tenía una galera azul. Un chaleco crema lleno de broches de colores, sobre una camisa blanca. Zapatillas negras y un bastón de madera con una serpiente tallada.

Con desconfianza me miraba por encima de los anteojos, a través del pasillo, a través de mi curiosidad.
Podría ser un hombre de otro mundo, tratando inútilmente de encajar.
O una persona super ordinaria, tratando con éxito de destacar.
Miraba a través de la ventana, hacia el pasillo, de reojo hacia mi mesa, de vuelta por la ventana. Me pregunto si había algo en mi persona que le impedía sacar los ojos de mí tanto como mis ojos se quedaron prendidos de él como otro de sus pins.
Quizás lo mío es paranoia, y no me mira en lo absoluto.
Quizás lo suyo es paranoia, y no me importa su forma de vestir en lo más mínimo.
Pero yo seguía concentrada en la galera que no combinaba con el jean, en el chaleco que no combinaba con la mochila, en los colores del pecho, en la serpiente bajo el asiento.
Imaginando, pensando, soñando…
Que quizás siempre se viste así, que quizás va a una fiesta, que quizás perdió una apuesta, que quizás busca a alguien, que quizás busca algo, que quizás es una casualidad nuestro encuentro, que quizás fue el destino…
El tren se detuvo y tuvimos que bajar.
Cruzamos una última mirada de reojo. Un adiós silencioso. Un hasta luego esperanzado.
Unas ganas tremendas de preguntarle tantas cosas, que ahora quedarán por siempre sin respuesta.
Ganas de que el mundo siga siendo así de impredecible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s